Saltar al contenido

Tipos de laxantes


La palabra laxante hace referencia a un tipo de medicamento que se utiliza para facilitar la expulsión de las heces fecales cuando los intestinos no están funcionado correctamente, siendo así ideal su uso cuando se presentan episodios de constipación. Su uso también es aplicado tras la realización de algún estudio del recto o del colon, con el objetivo de limpiar esta zona.

Se emplean para promover la correcta expulsión de heces del vientre, produciendo así la defecación. Usualmente se suministran cuando el paciente tiene problemas para evacuar, específicamente al sufrir de estreñimiento, quien tiene una gran incomodidad estomacal y no pueden evacuar.

También se emplean antes de realizar cualquier estudio y procedimiento médico para así limpiar por completo los intestinos y el colon.

Tipos de laxantes


Laxantes osmóticos

Este tipo de laxante incrementa mucho el líquido dentro de los intestinos, lo cual se realiza en un proceso muy lento, donde el volumen de las heces suele durar varios días para aumentar. Estos laxantes se encargan de transformar las heces fecales en diarrea, lo cual resulta mucho más fácil sacarla del cuerpo.

La desventaja de su uso es que puede llevar al paciente a una gran deshidratación y le hace perder considerablemente electrolitos, ya que se genera una gran eliminación de agua, así mismo llega a desencadenar hinchazón y muchos cólicos producto de los heces acumuladas durante este proceso.

Ejemplo de estos tipos de laxantes es el sorbitol, la lactulosa y el hidróxido de magnesio.

Laxantes formadores de volumen en masa

Son laxantes elaborados con materiales muy absorbentes con alto contenido de fibra, como son las verduras y la frutas, lo cual ayuda a aumentar el volumen de masa de heces. Al hacer que los desechos incrementen de tamaño, los intestinos se verán forzados a consumir mucho más energía para eliminar esta masa fecal.

La única desventaja en su uso es que pueden ser formadores de una obstrucción o bloqueo en los intestinos. Algunos ejemplos de estos laxantes es la goma Guar, el Psilio y la Metilcelulosa.

Uno de los formadores de masa con mayor eficacia es el salvado de trigo natural, el cual debe ser ingerido con alimentos o con zumo de fruta.

Laxante lubricante

Este laxante actúa como una película aceitosa la cual es a prueba de agua, donde llega a recubrir las heces y el intestino formando una capa resbalosa que impide que las heces eliminen el agua, y así las mantiene blandas para permitir su correcta y rápida evacuación.  Estos comienzan a funcionar pasadas las 6 o las 8 horas luego se haber sido ingeridos. Un de los laxantes más empleados es el aceite mineral.

La desventaja de su uso es que al ser inhalado una de estas gotas puede desencadenar neumonía, lo cual aumenta la probabilidad cuando la persona se duerme luego de suceder este accidente. Su uso también puede provocar que el organismo no absorba correctamente los nutrientes, es por ello que no es correcto consumirlos antes o después de comer.

Al utilizar este tipo de laxante se aconseja que el paciente no salga de su hogar, ya que este puede provocar expulsión de materia involuntaria, y comezón anal.

Laxantes estimulantes

Este tipo de laxante funciona en muy pocas horas el cual llega a transformar las heces en diarrea. Es elaborado con la combinación de hierbas y de químicos pesados, este suele causar deshidratación y dolor debido a la acumulación de gases. Con estos laxantes los músculos intestinales se contraen y llegan a tener espasmos.

El exceso en su uso puede crear adición, y al igual dañan el tejido intestinal. Del mismo modo el abuso de estos, puede hacer que los intestinos se tornen dependiente a sus uso, o sea, no realizan el adecuado movimiento si no es estimulado, lo cual se le conoce como síndrome del intestino perozoso.

Algunos ejemplos de laxantes estimulantes es el aceite de Ricino, el sen, el Bisacodil, cáscara sagrada.

Laxante emoliente

Se trata de los laxantes que hacen que penetre el agua a las heces, provocando un movimiento intestinal que permite el transporte con gran facilidad de las heces blandas. A diferencia de los demás tipos de laxantes  este no llega a inducir el movimiento intestinal, mas bien disminuye el malestar permitiendo la salida fácil de las heces.

Ejemplo de este tipo de laxante son los ablandadores de heces, también conocidos como docusato, como es el surfak y el colace.

Tipos de laxantes acorde a la forma de administración


Laxantes por vía oral

Refiere a los medicamentos que suelen tomarse por la boca, como son las pastillas, comprimidos, cápsulas, emulsiones y los jarabes.

Laxantes vía rectal

Estos suelen ser los más tediosos el cual es administrado directamente en el ano, funcionado en un tiempo menor que los laxantes por vía oral. Estos se suelen presentar en forma de enemas y de supositorios.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Tiposde.com. Equipo de redacción profesional. (2017, 02). Tipos de laxantes. Escrito por: Doc. Ramonita Gonzalez. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposde.com/laxantes.html.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Guardaremos tu Nickname, Email y Comentario realizado!
Hacemos uso de Wordpress, considerado como el "Sistema de gestión de contenido web" más efectivo al momento de publicar nuestros artículos educativos. Por ello, no tenemos la necesidad de captar ningún tipo de información de nuestros usuarios, salvo cuando el propio sistema Wordpress solicita un Nickname, Email & Mensaje para permitir que usted pueda comentar nuestros escritos. Solo publique su comentario si usted está de acuerdo con nuestras políticas de privacidad