Saltar al contenido

Tipos de placenta


La palabra placenta deriva del latín  placenta y quiere decir torta. La placenta es un órgano que durante la gestación interviene entre la madre  y el feto que se pega o adhiere a la superficie del útero en su parte interna donde nace el cordón umbilical que une a la madre y al feto.

La placenta es la que tiene la responsabilidad de la circulación sanguínea entre la madre y el feto o maternofetal.

La placenta previa puede ser parcial, completa, baja, marginal, entre otras. Aunque independientemente de qué tipo de placenta previa se trate, si se producen hemorragias al interior del útero y que muchas veces se tornan incontrolables, llevarán al ginecólogo a realizar una cesárea de emergencia con la que se protegerá la vida del bebé y de la madre al mismo tiempo.

La placenta en botánica es un área o parte vascular de los frutos de la que se unen las semillas o huevos.

También en botánica se denomina placenta al borde de un carpelo que casi siempre está engrosado, en el que se encuentran pegados los óvulos. Los carpelos son aquellas hojas  que se modifican formando la parte de reproducción femenina de una flor en plantas que son angiospermas.

Características de la placenta


  • Tiene dos capas muy grandes. Una se denomina porción fetal y la otra porción materna.
  • Ya al término del embarazo, la placenta medirá de 15 a 25 centímetros  de diámetro.
  • Posee 3 centímetros de espesor.
  • Pesa de 500 a 600 gramos.
  • Se desprende con facilidad.
  • Tiene cotiledones integrados en la cara materna.
  • Se origina al tercer mes del embarazo.
  • Es un órgano endocrino.
  • La placenta la forman las células maternas y fetales.
  • Permite intercambiar nutrientes entre la madre y el feto.
  • La circulación de la madre va separada de la del feto.

Tipos de placenta


 Placenta acreta

Es aquella en la que la placenta penetra mucho más allá de la superficie endometrial a la pared muscular y en muchos otros casos hasta la pared serosa. Esta complicación solo se detecta al momento del parto o de la cesárea si se producen dificultades en el desprendimiento total de la placenta.

Este tipo de placenta puede provocar rotura en el útero, infecciones, hemorragia vaginal, perdida de la capacidad de reproducción, parto prematuro o la muerte del feto,  en casos menos frecuentes, entre otras.

Placenta percreta

Es uno de los casos menos comunes que se pueden presentar y se produce cuando la placenta se expande hacia órganos que se encuentran ubicados próximos a la misma , como en la vejiga.

 Placenta increta

También es una placenta poco común y se produce cuando la misma penetra a mucha profundidad tanto en el músculo uterino, como dentro de la pared uterina.

Placenta previa

Se realiza en el interior del útero lo que puede llegar a producir la obstrucción del cuello uterino y provocar muchas complicaciones antes o durante el parto.

Placenta previa total o completa

También denominada placenta tipo I. Se produce cuando la placenta cubre de manera completa el cuello uterino.

Placenta previa parcial

Se le llama además, placenta tipo II. Se produce cuando la placenta llega a cubrir el cuello del útero, pero solo parcialmente, lo que posibilita grandemente el parto por la vagina, sin necesidad de cesárea.

Placenta previa marginal

Recibe también el nombre de placenta previa tipo III.

En ella la placenta comienza a crecer en la misma base del útero ejerciendo presión contra el cuello del mismo, aunque no llega a cubrirlo. Como en este tipo de placenta el borde se encuentra en contacto con la cavidad o abertura interior del cuello del útero, si se produce una superposición mientras se realiza el parto provocaría una  pequeña hemorragia.

Placenta lateral 

Se le denomina también placenta de inserción baja o de  tipo IV.

Esta placenta comienza a vislumbrarse en las primeras fases del embarazo o en la etapa intermedia. Se presenta en el borde del cuello del útero lo que se tiene una gran posibilidad de tener un parto vaginal.

Placenta biovulada

Es la que consta de una masa única cotiledónea que tiene dos tipos de lobulaciones y con dependencia circulatoria.

Placenta bipartida

Es aquella que contiene dos masas o discos de placenta que están enlazados por un puente en forma de membrana y que no tiene vasos circulatorios por lo que la circulación es de manera independiente.

Placenta abrupta

Es un desprendimiento, de manera prematura, de la placenta. Ese tipo de separación de la placenta recibe los nombres de placenta abruptio o abruptio placentae.

Qué hacer frente a la placenta previa


En muchos ocasiones, la placenta suele corregir su posición de forma normal y espontánea . Solo el diez por ciento de los casos que se detectan terminan en placenta previa verdadera.

Si se presenta una  hemorragia, el especialista corregirá la posición con los métodos siguientes:

Ecografía transabdominal, ecografía transvaginal en donde se introduce una sonda especial en la vagina  para  captar la vista interna del cuello del útero y la cavidad vaginal. También mediante resonancia magnética que determinará la exacta ubicación de la placenta.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Tiposde.com. Equipo de redacción profesional. (2017, 03). Tipos de placenta. Escrito por: Dra. Jeanionil Jimeno. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposde.com/placenta.html.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Guardaremos tu Nickname, Email y Comentario realizado!
Hacemos uso de Wordpress, considerado como el "Sistema de gestión de contenido web" más efectivo al momento de publicar nuestros artículos educativos. Por ello, no tenemos la necesidad de captar ningún tipo de información de nuestros usuarios, salvo cuando el propio sistema Wordpress solicita un Nickname, Email & Mensaje para permitir que usted pueda comentar nuestros escritos. Solo publique su comentario si usted está de acuerdo con nuestras políticas de privacidad