Saltar al contenido

Tipos de incentivos

18/08/2017

Un incentivo es algo que se desea o se quiere hacer y que mueve a las personas a conseguirlo. Es algo que se utiliza como mecanismo para estimular a una persona o un grupo a que haga algo.

Su utilidad en el lenguaje depende de la situación o contexto, sin embargo, su uso más utilizado hace referencia a algo utilizado par que se haga determinada tarea de la mejor forma posible o lo más rápidamente que se pueda.

Este término se puede escuchar en el ámbito económico, donde un incentivo puede estar pensado para una persona, una empresa o incluso un área económico. Por otro lado, es un concepto muy manejado en el campo de la psicología, ya que los incentivos serían los motivos por los que la gente actúa de determinada forma. Es decir, los incentivos explicarían el porqué de ciertos comportamientos humanos.

Tipos de incentivos


Los incentivos más típicos son los que se utilizan en el aspecto laboral o económico, y son los siguientes:

Incentivos monetarios

Aquellos que utilizan el dinero para motivar a las personas a hacer algo. Este algo suele ser un trabajo más eficaz o mejor.

Son las recompensas que utilizan normalmente las empresas u organizaciones para que la satisfacción de sus empleados sea mayor. De esta forma, consiguen mejorar la iniciativa, la responsabilidad, la participación y la productividad de los mismos. Los incentivos monetarios, pueden presentarse de diferentes formas:

  • Sueldo

Como forma básica de remuneración a un trabajador, si la nómina de los salarios aumenta, el dinero extra mensual que recibe funciona como motivador principal.

  • Bonos

Una cantidad de dinero extra que se da al trabajador por diferentes razones. Complementa al sueldo, y se otorga por planes de pensiones, por situaciones de peligrosidad, por reembolsos, por primas mensuales o anuales, etc.

  • Comisiones

Una clase de incentivos que se suele utilizar en situaciones de mercadeo. Es decir, en empresas donde el profesional vende ciertos servicios o productos, recibe un aliciente económico extra por cada uno de ellos o de los clientes que consiga.

  • Incentivos por producción

Similar a los incentivos por comisiones, con la diferencia de que los trabajadores no tienen la función de vender productos a los clientes, sino de fabricar esos bienes. Por cada unidad o paquete de producción, el profesional o equipo de trabajadores recibe una indemnización económica.

  • Méritos laborales

Algunas empresas ofrecen beneficios monetarios extras según una valoración de los méritos laborales del trabajador. Para ello se estudian las competencias y/o capacidades de cada empleado.

Incentivos no monetarios o económicos

Aquellos que buscan satisfacer a los profesionales de una empresa, ofreciéndoles por su trabajo un beneficio extra de algo que les convenga.

Al ser estos, combinados con los beneficios económicos, se puede conseguir que los empleados realicen sus funciones de forma más eficaz. Los incentivos suelen ser condiciones que afectan favorablemente en las condiciones laborales o vida personal de los trabajadores. Los tipos más comunes son:

  • Flexibilidad de horarios

La posibilidad de que los trabajadores elijan hasta cierto punto su horario laboral consigue que puedan conciliar el mundo profesional con el personal o familiar. Esto es un gran incentivo para que tengan un mayor rendimiento.

  • Formación

Hoy en día la educación y el conocimiento son muy valorados tanto por las empresas como por los trabajadores, que aprecian que las empresa les ofrezca la posibilidad de formarse de forma gratuita.

Esto también revierte en el beneficio de la propia empresa, ya que de esta forma consigue trabajadores más motivados y con una mejor habilidad laboral.

  • Viajes

Algunas empresas contratan paquetes de viajes con los que ofrecen a su personal un entrenamiento especial allí, con el fin de estimular a su personal a la vez que aprenden nuevas técnicas e trabajo.