Saltar al contenido

Marketing Internacional

30/10/2015

Marketing InternacionalEl marketing internacional permite establecer estrategias de mercadotecnia dentro de una cultura, país o territorio diferente al propio.

Permite introducirse dentro de un mercado totalmente desconocido y satisfacer necesidades nuevas de mercado, ya sea con productos existentes o con el desarrollo de nuevos.

De hecho, el marketing internacional no sólo evalúa todas las condiciones que han de tomarse en consideración para desarrollar mejor una negociación comercial con un país extranjero, sino que también debe evaluar los riesgos relacionados con las decisiones y los esfuerzos de marketing realizadas por la empresa realizando elecciones determinadas para tomar una decisión más eficaz.

La naturaleza de la comercialización internacional es el ajuste continuo de la compañía para el mercado externo, siempre teniendo en cuenta las prioridades de la demanda de este mercado: nuevas necesidades deberán ser satisfechas, y el objetivo principal del marketing Internacional es identificar el punto más óptimo para el éxito de la compañía en un ambiente extranjero.

Debemos pensar en el marketing internacional como tener la capacidad de pensar y programar todas las dinámicas de la empresa para desplazarse hacia otros contextos de mercado y adaptarse a ellos.  La efectividad del marketing internacional depende de los objetivos que la empresa.

Si la empresa quiere cumplir a cabalidad sus objetivos, entonces debe tener una correcta investigación de mercados en el extranjero. Verificar las condiciones del entorno y evaluar la factibilidad del ingreso a nuevos mercados. Además debe verificar si es costeable ingresar productos existentes o desarrollar nuevos.

El Marketing internacional pretende la expansión y el crecimiento, satisfaciendo nuevas necesidades o creando demandas frente a otras empresas. Cuando las estrategias de mercadotecnia internacional son correctamente aplicadas, entonces la posibilidad de éxito crecen exponencialmente y con ello se minimiza el riesgo de inversión.

Revolucionar los mercados con nuevas ideas permite que haya un mayor estímulo en la competencia y se faciliten los canales de distribución y se abra paso a más mercados para ser expandidos.