Saltar al contenido

Tipos de enemas

Tipos de enemasEl enema hace referencia a la inserción de un componente líquido que se dirige hacia el intestino grueso. Pueden utilizarse por diversas razones, previamente diagnosticadas por un profesional de la salud. La palabra enema proviene de la palabra clisma, cuyo significado es lavado.

 Entre sus principales funciones se encuentran: Combatir el estreñimiento, introducir medicamentos y limpiar el interior del recto o el colon, entre otras.  No conviene utilizarlo en situaciones en las que existan casos de hemorroides externas graves o incisuras en la zona anal.

Tipos de enemas


Principalmente se pueden distinguir dos tipos de enemas: Enemas de evacuación o limpieza y enemas retentivos.

Enemas de evacuación

Es uno de los enemas que más se utilizan y tienen como finalidad el vaciado del interior del recto o el colon. Pueden encontrarse enemas de evacuación con diferentes componentes. Así, se pueden diferenciar distintas disoluciones (agua con sal, agua con glicerina, agua con aceite, agua con jabón, soluciones como el duphalac o el enema casen).

 Pueden utilizarse para combatir el estreñimiento, antes de llevarse a cabo una prueba médica (colonoscopia), anterior y posteriormente al parto (limpieza) o para la obtención de muestras fecales.

 Cuando se administra un enema de estas características, no se mantiene la solución en el interior del cuerpo, si no que se expulsa acompañada de heces, gases, etc. Puede resultar peligroso si se emplea cuando existen casos de apendicitis, peritonitis, lesión intestinal flamante, etc.

Es importante consultar un médico antes de la administración de estos enemas.

Enemas retentivos

Al contrario que en el caso anterior, cuando se emplean este tipo de enemas, la solución se mantiene en el interior por un periodo de tiempo que puede oscilar desde la media hora y prolongarse hasta varias horas dependiendo de las consideraciones médicas.

De forma general estos enemas tienen su cometido en la inserción de algunos tipos de Fármacos. Por ello, la necesidad de retención de la solución, permitiendo así la mayor filtración posible de la mezcla introducida. Estos tipos de enemas, pueden subdividirse en diferentes tipos, entre los que se pueden reconocer:

Enema oleoso o emoliente

Su utilización está destinada a varias funciones, entre las que se destacan la defensa de la membrana intestinal, permitir el ablandamiento de las heces y el engrase o lubricación del recto.

Este tipo de enema de retención está formado por aceite de oliva. Puede emplearse para casos de estreñimiento grave, o en casos en los que las heces se hayan endurecido en el interior del recto (Fecaloma). En caso de que exista un Fecaloma, debe administrarse posteriormente un enema evacuante.

Enema medicamentoso

Este tipo de enema está destinado para ocasiones en las que el medicamento no puede introducirse de otras formas (vía oral, etc.) y a su vez puede ser introducido por vía anal.

Se inserta de esta forma debido a que la membrana que se posee en esta parte del cuerpo presenta una gran capacidad de filtración, por ello, el medicamento que se introduce mediante esta vía, pasa a la sangre con gran celeridad.

Existen diferentes tipos de medicamentos que pueden disponerse de esta forma, entre estos podemos encontrar excitantes, con efecto de anestesia, con fines laxantes y otros como los empleados para suprimir la infección por lombrices u otras infecciones (Antihelmínticos).

Antes de utilizar un enema medicamentoso, se debe previamente utilizar uno evacuante para limpiar el recto.

Enema alimenticio

Como su nombre indica, este tipo de enemas se utilizan para la inserción de nutrientes dentro del  cuerpo, cuando no pueden ser ingeridos de forma oral.

 La membrana que se encuentra en el recto se encargará de la filtración de los mismos para incorporarlos al organismo. Como en casos anteriores, antes de introducir este tipo de enemas se debe realizar una limpieza del recto, mediante la utilización de un enema evacuativo.

Enema opaco o baritado

Este tipo de enemas permite a los profesionales de la salud llevar a cabo exámenes radiológicos del intestino con el fin de diagnosticar la posible existencia de alguna enfermedad intestinal.

Se utiliza este tipo de enema porque su componente (bario) es opaco ante los rayos, lo que ayuda a estos profesionales a obtener una captura nítida del intestino. Antes de llevar a cabo este estudio, se emplea también un enema de evacuación.

Enema carminativo

Este enema tiene como función la eliminación de gases del organismo. Suele introducirse a distintos grados de los que esté el cuerpo, para potenciar los movimientos que se producen dentro del intestino  que permiten el flujo de los alimentos, etc.

Enema antipirético

Están destinados a reducir la temperatura corporal excesiva (fiebre).

Enema antiséptico

Tiene como objetivo la erradicación de microbios que se encuentren dentro del organismo.

Enemas astringentes

Su uso se destina a la eliminación de diarreas graves. Este permite la introducción de líquidos en el organismo que anteriormente se han perdido debido a la deshidratación producida por la diarrea.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Tiposde.com. Equipo de redacción profesional. (2017, 01). Tipos de enemas. Escrito por: Dra. Jeanionil Jimeno. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposde.com/enemas.html.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Guardaremos tu Nickname, Email y Comentario realizado!
Hacemos uso de Wordpress, considerado como el "Sistema de gestión de contenido web" más efectivo al momento de publicar nuestros artículos educativos. Por ello, no tenemos la necesidad de captar ningún tipo de información de nuestros usuarios, salvo cuando el propio sistema Wordpress solicita un Nickname, Email & Mensaje para permitir que usted pueda comentar nuestros escritos. Solo publique su comentario si usted está de acuerdo con nuestras políticas de privacidad