Saltar al contenido

Tipos de benchmarking

El bechmarking es una técnica de gestión empresarial mediante la cual se adquiere información acerca de aspectos de otras empresas pertenecientes al mismo sector, normalmente de los competidores líderes en el mercado; y se comparan con las técnicas propias, buscando optimizar la empresa agregándole alguna de esas estrategias.

Este concepto es un anglicismo que se ha introducido en los últimos años en el lenguaje empresarial y cuyo origen proviene de la palabra “brenchmark”, que en inglés significa el hecho de tomar un objeto como modelo y compararlo con lo propio.

Esta técnica puede ser llevada a cabo en todas las áreas empresariales, y las personas que se encargan de realizarlo, deben distinguir en primer lugar los aspectos de la propia empresa que podrían desarrollarse más y a continuación determinar que empresas de la competencia son las mejores en estas áreas.

Existen organizaciones que se dedican exclusivamente a realizar esta práctica para otras empresas. Múltiples estudios han demostrado que mediante la práctica de bechmarking, las compañías obtienen grandes beneficios y son capaces de crecer.

Tipos de Bechmarking


Bechmarking interno

Es una variante que no se ajusta totalmente a la definición dada anteriormente, puesto que la comparación de estrategias no se realiza con otras empresas de la competencia, si no que se comparan áreas de la propia empresa. Se toman de referencia las prácticas utilizadas por un área en concreto, el cual, al contrario que otros departamentos, está obteniendo muy buenos resultados.

Este bechmarking identifica los modelos de funcionamiento interno de una organización y consigue mejorar las comunicaciones  entre compañeros. Consigue mejorar la cooperación para la solución de problemas entre los trabajadores de la misma compañía.

Este tipo es el más sencillo, ya que no genera problemas de confidencialidad o espionaje, a veces ilegal, hacia las sociedades de la competencia.

Bechmarking funcional

También denominado bechmarking genérico. En este tipo de bechmarking, el objetivo es comparar las empresas líderes o con experiencia en el área en la que pretende realizarse la mejora. Es decir, se estudia el funcionamiento de empresas que no tienen por qué ser del mismo campo o sector, pero que algunas de sus estrategias podrían ser incluidas.

Aunque no haya una rivalidad o competitividad directa, estas empresas sí que pueden compartir ciertas áreas de negocio, por lo que pueden ser competencia indirecta en ciertas áreas.

Bechmarking de competencia directa

Es el más conocido y el más complicado de llevar a cabo. Consiste en identificar información específica acerca de las estrategias, productos, servicios, métodos y efectos comerciales de la competencia directa para hacer una comparación con los de la propia organización.

Es muy difícil de realizar, puesto que las empresas competidoras no suelen estar dispuestas a compartir este tipo de información de interés, de la cual dependerán sus ingresos. Por ello, muchas empresas subcontratan a otras organizaciones para que hagan estos estudios como intermediarios y recaben por su cuenta la información necesaria para completar esta labor.

Existen finas líneas que cruzan la legalidad en estos procesos. La protección de información de las empresas es algo que se tiene muy en cuenta, y la existencia de las patentes de productos, hace ilícito el plagio de ciertos materiales o estilos de funcionamiento.

Benchmarking de competencia latente

Hace referencia al proceso por el que una empresa socaba información de otra empresa de la competencia, pero de diferente tamaño. Es decir, si la agrupación que realiza el estudio es un pequeña o mediana empresa, va a tener como objetivo comparar su funcionamiento con el de una corporación o gran empresa.

Este caso también puede ser al contrario, donde una empresa de mayores dimensiones, tendrá como objetivo observar a una sociedad más pequeña o incluso podrá estudiar firmas que ni siquiera existen, es decir, que no están en el mercado aún.

Bechmarking no competitivo

Se realiza con empresas que suelen ser de un sector industrial diferente o que se encuentran en otro punto geográfico, por lo que no existe ningún tipo de competencia entre ellas. De esta forma, tienen la ventaja de que el acceso a la información de interés puede ser más sencillo.

Por otro lado, conllevan un trabajo extra, ya que suele ser necesario adaptar los datos de interés obtenidos, a las características y los funcionamientos propios de la empresa.

Benchmarking Word class

Esta técnica requiere la realización de un elevado nivel de análisis, ya que consiste en el estudio de la organización con mayor estatus mundial. Por ello, es necesario en primer lugar realizar una profunda observación de quienes son los competidores referentes, para a continuación ponerse en contacto con ellas.

En conclusión, en la actualidad, nos hayamos en un mundo donde la competencia es enorme y las empresas tienen que evolucionar de forma constante para poder sobrevivir. Esto conlleva tener que compararse con lo mejor que existe en el mercado para poder mantener un nivel elevado de calidad y  productividad.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Tiposde.com. Equipo de redacción profesional. (2017, 02). Tipos de benchmarking. Escrito por: Lic. Moquete del Risco. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposde.com/benchmarking.html.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Guardaremos tu Nickname, Email y Comentario realizado!
Hacemos uso de Wordpress, considerado como el "Sistema de gestión de contenido web" más efectivo al momento de publicar nuestros artículos educativos. Por ello, no tenemos la necesidad de captar ningún tipo de información de nuestros usuarios, salvo cuando el propio sistema Wordpress solicita un Nickname, Email & Mensaje para permitir que usted pueda comentar nuestros escritos. Solo publique su comentario si usted está de acuerdo con nuestras políticas de privacidad