El trabajo vivo, no objetivado es el trabajo no como objeto sino como actividad como fuente viva del valor, es decir que el trabajo conlleva a la pobreza como objeto, pero lleva la a riqueza como sujeto y actividad.

Está en el tiempo, en el presente, es actividad humana en proceso y es comprendido en el proceso de estar objetivándose. Es creador de valor en la exterioridad.

Este es el trabajo como subjetividad.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!