Según el concepto de Marx “lo que determina el valor de las mercancías es el trabajo humano contenido en ellas”. El trabajo se puede dividir, de forma abstracta, en los siguientes tipos:

Trabajo objetivado.

Es el trabajo concreto o abstracto, es la mercancía, el dinero, el valor que produce el trabajo. Está en el espacio, en el pasado, es el valor de uso incorporado, es valor dado, la forma elemental de la riqueza; el ser de la mercancía es el valor, sólo trabajo objetivado para otro. Las mercancías están en relación con algo que las explica y fundamenta: esto es el valor, es decir el tiempo de trabajo socialmente necesario que una mercancía lleva incorporado u objetivado.

Trabajo vivo o no objetivado.

El trabajo no como objeto sino como actividad como fuente viva del valor, es decir que el trabajo conlleva a la pobreza como objeto, pero lleva la a riqueza como sujeto y actividad. Está en el tiempo, en el presente, es actividad humana en proceso y es comprendido en el proceso de estar objetivándose. Es creador de valor en la exterioridad. Este es el trabajo como subjetividad.

Trabajo simple

Trabajo uniforme, indiferenciado, simple, es el trabajo que se materializa en cantidades iguales al valor de uso o volumen de trabajo desarrollado en actividades cualitativamente diferentes entre si, pero que producen el mismo valor de cambio, indiferente a los materiales obtenidos pero proporcionado en sus cantidades. Aquí se extingue la individualidad de los trabajadores. Se le llama trabajo general abstracto.

Trabajo socialmente necesario.

El valor de las mercancías pasa a ser el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirlas. Por lo tanto, si una mercancía emplea el mismo tiempo de trabajo que otra, ambas poseen la misma magnitud de valor.

El trabajo socialmente necesario es el trabajo humano simple que cualquier persona posee, el cual es posible convertir en trabajo complejo multiplicando o potenciándolo.

Otra forma más simple de clasificar los tipos de trabajo es según la personalidad de quienes son aptos para realizarlos.

Realista.

Consiste en actividades físicas que requieren destrezas, fuerza y coordinación. Por ejemplo mecánico, operario, ensamblador, granjero. Este trabajo es dirigido a las personas tímidas, persistentes, estables, adaptables, practicas.

Investigador.

Actividades que requieran pensar, organizar y comprender. Ej.: biólogo, economista, matemático, periodista. Para las personas analíticas, originales, curiosas, Independientes.

Social.

Actividades para ayudar a otros. Ej. Trabajo social, maestro, psicólogo. Debe ser una persona sociable, amistosa, cooperadora, comprensiva.

Convencional.

Se desarrollan actividades metódicas y precisas con reglas. Ej. Contador, gerente, cajero, archivista. Dirigido a personas adaptables, eficiente, practicas, poco imaginativas.

Emprendedor.

Actividades verbales para influir y tener poder sobre otros. Ej.: abogado, vendedor, relaciones publicas. Para personas seguras de si mismas, ambiciosas, activas, dominantes.

Artístico.

Actividades poco sistemáticas para desarrollar su expresión creativa. Ej.: Pintor, músico, escritor, decorador. Debe ser imaginativo, desordenado, idealista, emotivo.

 

Bibliografía para los tipos de trabajo

Robbins, Stephen. Administración. México, 2005.

VI. Trabajo simple y trabajo compuesto

http://www.ucm.es/info/bas/es/marx-eng/78ad/78AD206.htm

Dussel, Enrique. Hacia un Marx desconocido. México, 1988.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!