Estos son los tipos de test.

Test de rapidez.

Tiene un gran número de preguntas fáciles con el fin de que el receptor de la prueba responda siempre de forma correcta. Tiene un límite de tiempo y más elementos de los que se pueden responder en el tiempo delimitado. El puntaje final es el número de elementos contestados y refleja la velocidad de trabajo de quien lo realiza.

Test de capacidad.

Contiene preguntas difíciles para que no puedan responder bien a todas, casi nunca tienen limite de tiempo y el resultado global es el numero de elementos contestados de forma correcta. Un ejemplo de este son los test universitarios.

Test individual.

Se realizan a una sola persona, no son comunes por que hay que dedicar gran cantidad de tiempo para aplicarlo a cada individuo. Algunos test de CI (cociente intelectual) y de evaluación de ejecutivos de alto nivel se hacen de forma individual, en donde el evaluador adopta un papel activo haciendo preguntas en lugar de una simple supervisión de los participantes.

Test de grupo.

Se realizan de forma simultánea a varias personas sin necesidad de un evaluador activo. Es el más usado por su efectividad en términos de tiempo y costo. Un ejemplo de este son los usados en organizaciones educativas e industriales.

Test de lápiz y papel.

Son los más sencillos pues no implican habilidad física ni el uso de objetos o equipamiento. Las respuestas a las preguntas son de elección múltiple o ensayo.

Test de ejecución.

Se mide la capacidad de una persona para manipular un objeto o equipamiento y en algunas ocasiones se combinan con el test escrito. Por ejemplo: pruebas de mecanografía, de destreza manual, para obtener la licencia para conducir, etc.

Test de inteligencia.

Es un indicador del potencial intelectual de un sujeto. En niños se usa para calcular la edad mental en comparación con su edad cronológica. Se centran en evaluar un conjunto restringido de destrezas lingüísticas y lógico-matemáticas.

Test de aptitud mecánica.

Se debe reconocer los principios mecánicos que sugieren los elementos del test. El más popular es el Bennett Test of Mechanical Comprehension, de destreza en el manejo de herramientas que consiste en una serie de ilustraciones que muestran diversos hechos y principios mecánicos.

Test de nivel.

Miden el éxito o fracaso obtenido en una serie de ejercicios estandarizados. Su objetivo es la medida de la inteligencia.

Test de personalidad.

Estudian los componentes afectivos de la personalidad. Presentan una situación estándar para efectuar comparaciones. No arrojan resultados cuantitativos ya que todas sus respuestas son validas y significativas.

Test proyectivos.

Consiste en presentar un estimulo perceptivo ambiguo para que la percepción del sujeto proyecte al máximo su propia problemática. Sirve para conocer la personalidad individual reflejada en la conducta y expresada a través de las respuestas dadas. Se basa en el concepto de proyección y la noción de percepción, partiendo de que toda percepción reposa en un trabajo de interpretación que depende de la problemática interna del sujeto.

 

Bibliografía para los tipos de test

Muchinsky, Paul M. Psicología aplicada al trabajo: una introducción a la psicología organizacional.

Marcelli, D. Psicopatología del niño.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!