Los productos de impulso son de coste bajo y consumo frecuente: se compran como pequeños placeres. La elección de la marca es cuestión de costumbre, es una compra sin mucho proceso de decisión.

Por ejemplo, revistas, dulces, etc.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!