El conocimiento religioso es exclusivo de los creyentes e implica la relación del hombre con dios, a través de sistemas rituales metafísicos y místicos. Es el conocimiento de una revelación contenida en libros sagrados. Así, en una sociedad existen quienes desconocen la religión, pero quienes la conocen pueden hacerlo de modo superficial o profundo, esto se puede evidenciar, no tanto en la experiencia divina, sino en el conocimiento de las escrituras sagradas y su interpretación.

Para los religiosos el conocimiento se centra en el conocimiento de Dios, este conocimiento tiene una estructura formal propia, un método que consiste en un sistema de referencia, un esbozo y la experiencia; se busca conocer la verdad de Dios.

conocimiento_religioso

La religión por sí misma es tomada como conocimiento, los modernos filosóficos sitúan a lo religioso como sentimental o irracional. El conocimiento religioso, sin embargo, es explicado en la teología de las religiones como algo pragmático que es condicionado culturalmente, desde este punto de vista la verdad no existe o es inaccequible ya que es solamente una categoría del saber.

 

El conocimiento es visto como un fruto de la búsqueda humana, un proceso de continua creación, algo verificable mediante la observación y participación. Se cree que el misterio de Dios es incomprensible a la razón humana, pero puede ser captado por una inteligencia creyente que se acerque a él con respeto.

El conocimiento religioso a través de la historia de las sociedades ayudó a modelar las normas de parentesco, legitimó los patrones de la división del trabajo y del ejercicio del poder, el significado de la cotidianidad estaba conectado a realidades trascendentales.

El conocimiento religioso es un saber derivado de la aceptación racional y no de la investigación. Existen concepciones que ponen en duda la objetividad del conocimiento religioso, por ejemplo en aquellas donde se dice que no se conoce nada de dios, excepto su apariencia y fenómenos relacionados, que no son en sí el propio Dios y que reflejan nuestras propias posiciones.

Mediante la religión el hombre se relaciona con la realidad y trata de captar el mundo, es una forma de conocimiento, no es un conocimiento extraordinario ni sobrenatural, tampoco indirecto ni alegórico del mundo, sino que es racional acerca de la imagen religiosa del mundo, no es una imagen como la imagen de la que se ocupa la ciencia, sino como un símbolo que da significado a un estado de sentimiento. El lenguaje religioso supone una relación con la eternidad, que es una condición accequible para el hombre y que presenta un valor terapéutico. Así pues la teología habla de símbolos.

La fe contiene un momento cognoscitivo que no es práctico pero que se basa en la verdad religiosa, la cual orienta y da sentido a la praxis humana.

 

BIBLIOGRAFÍA.

Teología de las religiones.  José Morales, 2001, Madrid. Ed. Rialp S.A.

El encuentro con Dios. Juan Martín Velasco. Caparrós editores, 2007, Madrid.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!