Las ciencias sociales comprenden economía, historia, política, derecho, sociología.

Tratan fenómenos en los que la actuación y la libertad humana pueden cambiar las reglas promulgadas inicialmente.

Se delimita el objeto a estudiar y los métodos a usar con el fin de establecer una aproximación al mismo.

También son llamadas ciencias humanas y estudian los hechos humanos o sociales como el caso de la historia (material y de las ideas), la sociología, la economía, ciencias políticas.

En este tipo de ciencias los datos nos son separables de la teoría, es decir, que los datos son determinados a la luz de alguna interpretación teorética y los hechos mismos tienen que ser reconstruidos bajo la interpretación.

Las teorías son reconstrucciones miméticas de los hechos mismos y el criterio de una buena teoría radica en la comprensión de sentidos e intenciones más que en explicaciones deductivas.

Aquí nos encontramos sujetos con conductas, actuaciones que requieren una explicación siguiendo fines y propósitos de un proyecto.

Estos sujetos planifican y realizan operaciones, son, por ejemplo:

  • los sujetos pretéritos en la historia,
  • el hablante en lingüística,
  • el salvaje en etnología,
  • el productor o consumidor en economía,
  • el sujeto agente en psicología,
  • etc.

Teniendo en cuenta que la acción humana individual es el centro de la vida social, no es coherente comprender o explicar los comportamientos humanos individuales (suicidio) ni colectivos (emigración, guerras), a través de razones y causas derivadas de contextos mecánicos impersonales o de leyes generales universales y deterministas.

Tampoco hay que comprender estos comportamientos como movimientos recurrentes o rutinarios sin intención ni propósito.

En los fenómenos propios de las ciencias sociales, es pues, imposible la repetición controlada y la experimentación sistemática.

El investigador de estas ciencias tiene que explicar las operaciones realizadas por los sujetos a quienes estudia, mediante la analogía de esas operaciones, es decir la reproducción o reactualización de las mismas. En esto reside el subjetivismo de las ciencias.

Por ejemplo en las ciencias económicas, coexisten criterios contrapuestos de justificación o validación.

Hace uso de:

  • El formalismo que se caracteriza por sostener una validación sobre la base exclusiva de la coherencia formal.
  • El pragmatismo afirma que una idea es verdadera si conduce a un comportamiento eficaz o a una predicción correcta.
  • El realismo postula que el conocimiento es verdadero en la medida en que modeliza cosas, relaciones y acaecimientos reales.

En las ciencias sociales se distingue entre propiedades individuales, las cuales se refieren a un individuo físico o cultural y las propiedades colectivas, que se refieren a un agregado.

Estas distinciones a menudo son contradictorias, por ejemplo, se dice que la unidad básica y esencial son los seres humanos individuales, mientras que las instituciones y las sociedades son simples agregados o coaliciones.

En el caso opuesto, se dice que es despreciable el grado de autonomía de las personas individuales, dado que sus características básicas derivan del medio histórico y de la clase social a la que pertenecen.

Bibliografía.

  • Barceló, Alfonso. Filosofía de la economía: leyes, teorías y modelos.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Gaceta Educativa & Revista Digital Tiposde.com.
Fecha de publicación: enero 26, 2010.

Para citar este artículo en formato APA: