Las ciencias naturales se valen del método hipotético deductivo, es decir, que siguen los pasos de la observación, creación de hipótesis, deducción de consecuencias y comprobación con la experiencia; se combina la reflexión racional con la observación de la realidad o momento empírico.

Tienen como objeto el estudio de la naturaleza y tratan de formular las leyes que la rigen por ejemplo la biología, la química, la física, astronomía, etc.

En este tipo de ciencias los datos no son separables de la teoría porque lo que cuenta como datos es determinado según alguna interpretación teórica y los hechos mismos tienen que ser reconstruidos bajo esa interpretación. Las teorías no poseen un esquema hipotético-deductivo, sino que las teorías son el modo como los hechos son vistos.

Aquí el único sujeto operatorio es el propio científico observador y manipulador que es factible de ser neutralizado, ya que el hombre no realiza operaciones, es decir que no tiene conductas reflexivas y meditadas, su comportamiento no es libre ni voluntario, no responde a propósitos planes o intensiones. Por ejemplo si se quiere analizar físicamente la fuerza gravitatoria, resulta indiferente que el sólido que cae al vacio sea una roca inanimada, el tronco de un árbol o un cuerpo humano vivo y angustiado. De esta manera, los cambios y transformaciones operados en este campo científico son efecto de contextos mecánicos impersonales, que son producto de leyes universales deterministas y resultado de fenómenos recurrentes, rutinarios y desprovistos de significado subjetivo intencional.

Las ciencias naturales tienen como propósito investigar, descubrir las leyes que dan cuenta del comportamiento de los procesos o fenómenos de la naturaleza. Tales leyes o relaciones, además de permitir una comprensión mas profunda del universo, posibilitan encontrar satisfacción a las necesidades humanas, ya que estas mismas ciencias traen consigo numerosas cuestiones humanas, filosóficas, perennes.

Por ejemplo, la biología originalmente tiene una naturaleza de ciencia descriptiva centrada en la observación de los animales y en la mecánica de su funcionamiento.

Otro ejemplo es la física, la cual fue propuesta por algunos estudiosos, como la que reúne a las otras ciencias a la cual se deberían reducir, tanto así, que se llegó a designar la palabra física como un nombre común para el campo no-biológico de la ciencia, comprendiendo tanto investigaciones sistemáticas como históricas. La física proviene del vocablo griego fisis (naturaleza), se estudian fenómenos mecánicos, eléctricos, luminosos, sonoros, de radiactividad, termodinámica, electromagnetismo, etc. Pertenecientes a los fenómenos físicos. La física es una ciencia antigua que acumula conocimientos como conceptos, leyes, modelos, teorías, métodos de investigación, los cuales son resultado del trabajo de muchos científicos, muchos de estos conocimientos son empleados en otras ciencias como la química, biología, astronomía, geografía, geología, vulcanología, etc.

Bibliografía.
Gómez Pérez, Rafael. Ni de letras ni de ciencias: una educación humana.


Comentarios

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!