Invertebrados.

Son organismos pluricelulares y heterótrofos, con células que no presentan pared celular y no poseen columna vertebral. Pueden estar en ecosistemas como el marino (esponjas, corales, medusas, caracolas, almejas, calamares), el de agua dulce (gusanos, crustáceos, microscópicos, larvas), el terrestre (insectos, arácnidos, miriápodos, moluscos), el subterráneo (gusanos, paracitos, lombrices, garrapatas, hormigas).

Vertebrados.

Poseen un esqueleto interno que sirve de punto de apoyo a sus músculos para poder realizar los movimientos del cuerpo lo que les permite alcanzar grandes tamaños. Presentan sistemas nerviosos complejos, un gran cerebro que permite una conducta elaborada. Dentro de ellos se encuentran:

Peces.

Grupo más primitivo de los vertebrados del cual evolucionaron el resto de grupos. Viven en mares, ríos y respiran mediante branquias que les permiten absorber el oxigeno del agua. Son de sangre fría y la mayoría son ovíparos. Pueden ser de esqueleto cartilaginoso (rayas, tiburones) o de esqueleto óseo (sardinas, atunes, truchas).

Anfibios.

Evolucionaron de los peces colonizando el medio terrestre pero sin alejarse mucho del medio acuático. Su piel es fina y permeable recubierta por mucus, son ovíparos, las crías tienen branquias porque pasan parte de su vida en el agua, al crecer tienen su metamorfosis para desaparecerlas y empezar a usar los pulmones.

Reptiles y aves.

Están adaptados a la vida terrestres, su piel contiene escamas corneas muy duras que impiden la desecación. Las aves cambiaron las escamas por plumas. Son ovíparos, pero solo las aves incuban sus huevos. Estas dos especies poseen una cloaca, es decir, una cavidad común para el sistema excretor y reproductor. Los reptiles son poiquilotermos (sangre fría) y las aves son homeotermas (sangre caliente).

Mamíferos.

Son seres evolucionados con el cuerpo cubierto de pelo, tienen sangre caliente y paren vivas sus crías (vivíparos), las cuales alimentan con leche producida por las glándulas mamas de las hembras. Son tetrápodos porque tienen cuatro extremidades, viven en tierra aunque algunos se han adaptado al agua o a volar.

Cefalópodos.

Moluscos de cuerpo blando, la mayoría de estos perdieron su concha en la evolución convirtiéndose en invertebrados activos e inteligentes. Cuentan con un sistema circulatorio cerrado, su corazón bombea sangre para la captación de oxigeno y la eliminación de dióxido de carbono en los músculos. Ej. Calamares, pulpos, etc.

Artrópodos.

Animales bilaterales que poseen un exoesqueleto endurecido con articulaciones y apéndices especializados. Están provistos de un intestino completo, una cavidad reducida y un sistema circulatorio abierto donde la sangre fluye de pequeños vasos o corazones. Ej. Los quelicerados, crustáceos, insectos, miriápodos (ciempiés).

 

Bibliografía para los tipos de animales

Tola, José. Atlas básico de Biología.

  • Facebook
  • email
  • Twitter

Completa la información:

Nombre(obligatorio)

Email (obligatorio)

Danos tu opinión o añade contenido. ¡Anímate a participar!