El baile folklórico consiste en las danzas características de cada pueblo. Suelen tener un carácter nacional marcado.

En ocasiones se da que los bailes folklóricos se importan o exportan y se adaptan en otros lugares. Tienen formas y estilos concretos de movimiento y suelen tener un desarrollo histórico.

En su mayoría son antiguas, de tradición heredada y se practican habitualmente como festejo de un acontecimiento social.

Algunos ejemplos son de baile folklórico son la polca, la sardana, la danza del vientre, bastones, la yousca, koja koja, la miita, minoesjka, etc.

Tipos de bailes folklóricos

Sardana

La sardana es un tipo de baile en grupo y circular, que se baila en la zona de Andorra y Cataluña. Los bailarines se toman de las manos por parejas, comprendiendo como pareja a un hombre que toma la mano derecha a una mujer, que es por consiguiente un patrón alterno de hombre-mujer, hombre y mujer.

En lo referente a la longitud de una sardana, hay sardanas que tienen de 7 y de 10 “tirades”, que poseen unas estructuras establecidas de pasos cortos y largos.

Un tipo de sardana menos habitual es la sardana revessa, en esta es muy complicado localizar el tiraje (número de compases que posee la música) por lo que un miembro de la agrupación lo valora a partir de peños motivos musicales y sus distinciones.

Polca

La polca es un tipo de baile y canción de movimiento acompasado y veloz. Aunque es de procedencia foráneo, tiene gran fama en Paraguay desde el siglo XIX. Su melodía, contrapunto y ritmo no tiene una vinculación con su origen. Estas características la diferencian y la determinan como paraguaya.

La polca se originó en Bohemia, en el 1830, se difundió muy rápido y llegó al Río de la Plata durante el 1845. No siendo conocida la polca en el continente europeo antes de 1830 y en el Río de la Planta antes de 1845, todas las referencias con ese nombre que se remontan a fechas previas son inventadas.

Pero las alusiones a una música nacional, con matices y cualidades locales, remontan ya de inicios del 1800.

Danza del vientre

También denominada danza oriental, se considera un arte milenario, una de las danzas más vetustas que hay en la actualidad. Tiene una dimensión espiritual y terapéutica que remonta a muchos años atrás. Actualmente, se ha vuelto un sistema efectivo de conciencia corporal que resalta el lado femenino y fortalece la autoestima de quien baila, permitiendo desbloquear emociones.

Hace muchos años atrás, la noción de rezar mientras se baila no era tan extraña.

La danza del vientre llega como un legado del desarrollo de los bailes más viejos del mundo. En la actualidad se considera uno de los más variados- detrás del término hay diversos estilos, originarios de varios países, que en ocasiones comparten algunas cualidades comunes y que proceden de orígenes tan exóticos como  remotos.

Cumbia

Tradicionalmente, la danza se caracteriza por ser un cortejo sensual, donde el hombre seduce a la mujer, mientras esta intenta disuadirlo con una vela, que sostiene encendida en una de sus manos mientras baila.

La cumbia es un baile folklórico y género musical proveniente de Colombia. Como tal, la cumbia se origina de un proceso de la mezcla cultural entre los españoles, indígenas y negros de África, durante la época de la colonia en la zona caribeña colombiana.

De ahí que uniera elementos africanos, como los tamboresa; españoles, tales como la lírica e indígenas como la flauta de millo. Así la cumbia procede a partir de la unión de los sonidos de la flauta de millo, la tambora, el tambor alegra, la gaita, las maracas y el guache.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Paola María Wisky Hernández.
Fecha de publicación: enero 29, 2010.

Para citar este artículo en formato APA: